Seguidores

martes, 9 de febrero de 2016

RETO LIBROS AUTOEDITADOS

Al final, por mucho que me lo he propuesto, he terminado cayendo en la tentación. La verdad es que en mi caso lo de reto no podía ser mejor aplicado ya que no leo libros digitales y una parte importante de los autoeditados lo hacen en este formato, así que será todo un desafío a conseguir. Hace poco que tengo tablet y todavía no me acostumbro a leer así, sigo prefiriendo el papel, pero como solo son necesarias 6 lecturas para completarlo creo que puede ser asumible.


Me falta lo más importante: el culpable de que me embarque en esta aventura es Paco, del blog Un lector indiscreto y si quieres saber más y apuntarte al reto solo tienes que pinchar AQUÍ

Aquí debajo iré colgando los enlaces a las reseñas de los libros que lea.

1.
2.
3.
4.
5.
6.

viernes, 29 de enero de 2016

DÍAS DE PERROS, DE GILLES LEGARDINIER

Título: Días de perros
Título original:  Complètament cramé!
Autor: Gilles Legardinier
Traducción: Juan Camargo
Editorial: Planeta
Nº de páginas: 400
Publicación: Octubre 2015

SINOPSIS:

Cansado de vivir en un mundo en el que no encuentra su lugar, y triste por la pérdida de sus seres queridos más cercanos, el riquísimo Andrew Blake decide dar un giro radical a su vida y desaparecer. Así, el día que le van a otorgar el Premio a la Excelencia Industrial, como mérito a toda una carrera como empresario, deja su Londres natal y se marcha al campo en Francia… ¡a trabajar como mayordomo! Cuando llega a Beauvillier se da cuenta enseguida de que la mansión ha perdido el alma que tuvo antaño…

Entre sus habitantes están Nathalie, su patrona viuda y de horarios y exigencias extrañas; Odile, una cocinera refunfuñona; Manon, una joven que no sabe lo que quiere, y Philippe, el jardinero y manitas que vive en la casita del jardín y se pelea con todos… La relación entre todos es un caos, y está llena de malentendidos y situaciones absurdas, así que Andrew no tiene otra opción que intentar poner orden en esta caótica casa…Ah, ¡y hacerse amigo de Méphisto, el gato de Odile!

Desde un primer momento me llamó la atención la sinopsis de este libro así que no dudé en apuntarme al sorteo que organizaron Albanta y Planeta Eris. Al final resulté ganadora y solo puedo decir que me ha gustado muchísimo más de lo que me esperaba, ha resultado ser una lectura deliciosa.

El nombre del autor no me sonaba para nada, sin embargo, resulta que su anterior libro lleva muchísimo tiempo en mi lista de pendientes: "Mañana lo dejo". Me ha parecido muy "curioso" que en la información que aparece en la solapa aparezca con el título original, ¿tal vez porque fue publicado por una editorial de la competencia?... Sea como fuere, lo que tengo claro es que Gilles Legardinier ya no me va a pasar desapercibido y pienso estar pendiente de todo lo que publique.

La novela está catalogada como humorística aunque, para evitar posibles decepciones y rechazos, me atrevería a decir simplemente que es divertida, con alguna que otra escena hilarante y con un gran predominio de los sentimientosEl autor, sin llegar a abusar de ellos, se ayuda de los tópicos ingleses y franceses, al estilo de "Ocho apellidos vascos" pero con un poco más de clase, motivo por el cual se pueda explicar el éxito de ventas que ha tenido en Francia. Sin embargo, lo mismo que dicha película no provocaría las mismas carcajadas fuera del contexto español, tampoco lo hará este libro, aunque sí que nos sacará más de una sonrisa.

Odile llevó al recién llegado a su nueva morada.
- Es gracioso -apuntó Andrew-: en Francia siempre ponen al servicio doméstico arriba, en los pisos más altos. En Inglaterra los ponemos abajo, en el sótano. Me parece paradójico que los sirvientes vivan más arriba que sus señores...
Odile dio media vuelta y miró a Blake con expresión severa.
- No olvide que nosotros hicimos una revolución. En nuestro país, haría mucho que a su reina le faltaría la cabeza... Es por aquí.

La narración trascurre en la actualidad y el protagonista es un inglés millonario que se traslada a una casa señorial para formar parte del servicio, lo que me ha recordado mucho a las historias de Mamen Sánchez. El uso de los capítulos cortos hace que las 400 páginas que conforman el libro vayan pasando sin apenas darte cuenta.

Además de la parte divertida, también hay un trasfondo emotivo. Todos los personajes se encuentran solos en la vida y reacios a interactuar con los que le rodean. La llegada de Andrew a sus vidas conseguirá que juntos formen un grupo homogéneo, como una gran familia en la que se ayudan unos a otros. Probablemente una de las críticas que se le puedan hacer, y que yo no le haré, es el final feliz y previsible. Reconozco que me gustan este tipo de lecturas, las que, cuando cierras el libro, te dejan una sensación de positividad y buen rollo. La ficción literaria tiene la misión de entretener sin necesidad de ser realista y Gilles Legardinier lo logra con creces, hasta el punto de que ya estoy deseando leer su primer libro.

Días de perros es una novela francesa escrita al estilo "british" absolutamente recomendable para todos aquellos que quieran pasar un rato agradable y desconectar de los problemas de la vida diaria. Aunque a mi me ha encantado, tampoco quisiera poner el listón muy alto para evitar que futuros lectores se puedan sentir decepcionados si no sienten lo mismo que yo, eso sí, denle una oportunidad y no se arrepentirán.

martes, 26 de enero de 2016

CONTRA LAS CUERDAS, DE SUSANA HERNÁNDEZ

Título: Contra las cuerdas
Autora:  Susana Hernández
Editorial: Alrevés
Nº de páginas: 284
Publicación: Septiembre 2012
Serie: Rebeca Santana 02
          Rebeca Santana 01

SINOPSIS:

Contra las cuerdas es una nueva entrega de la serie iniciada con Curvas peligrosas (Odisea Editorial 2010) y protagonizada por las subinspectoras Rebeca Santana y Miriam Vázquez. 

Santana y Vázquez se enfrentan a un violador y asesino en serie que actúa en la Costa Dorada y la ciudad de Barcelona. La sexta víctima del asesino es alguien del entorno más cercano de Santana.

La complejidad del caso, sus implicaciones emocionales y la carrera desesperada por salvar a una persona querida no son los únicos obstáculos que deberá sortear la subinspectora. Conflictos sentimentales, un misterioso acosador y un giro inesperado en la complicada relación con su madre, acorralarán a Santana contra las cuerdas. 

Humor, acción, misterio y peripecias personales de las protagonistas, forman el fresco de esta nueva entrega.

Si en el primer volumen de la serie Susana Hernández ya apuntaba maneras, con esta segunda novela se termina de consagrar. Se nota que es un libro mucho más trabajado, en el que la autora consigue aunar la vida personal de las protagonistas con el caso que tienen que resolver, lo que contribuye a que el resultado final sea mucho más satisfactorio para el lector.

La portada me gusta mucho más que la que le han puesto a la última novela. Tengo un buen recuerdo de los libros que se editaron con este mismo formato y las letras en colores llamativos, tal vez porque todos los autores que publicaron tenían muy buenas críticas: Alexis Ravelo, Luis Gutiérrez Maluenda..., así que espero poder sacarlos algún día de mi lista de pendientes como he conseguido hacer con Susana Hernández. 

La vida sentimental de las protagonistas ha dado un vuelco en esta segunda novela, Rebeca está separada por un desencuentro con su pareja y Miriam vive una "aparente" felicidad con su nueva relación. Tengo la impresión de que la autora, desde un primer momento, tenía clara la evolución de los personajes y, a partir de ahí, ha ido creando las distintas entregas que componen la serie. Está claro que no son estáticos pero tampoco sufren una variación sin sentido, me atrevería a decir que Susana Hernández tiene perfectamente claro en su cabeza cómo van a terminar así como el proceso que van a seguir hasta llegar al final. Es una simple apreciación personal, pero es lo que me ha transmitido después de leer los dos primeros libros.

En esta ocasión las subinspectoras se enfrentan a un violador en serie que termina matando a sus víctimas. El crimen y la forma de agredir a las mujeres ya de por sí es bastante cruel como para desear detener al culpable lo antes posible, además, la última chica que ha desaparecido es una persona muy allegada a Santana.

En la anterior reseña ya comenté que el asesino apenas tiene relevancia, hasta el punto de ser un personaje secundario, lo verdaderamente importante es seguir los pasos de la investigación. Sin embargo, desde un primer momento, cualquier lector asiduo al género sabrá entrever las pistas que nos da la autora sobre la profesión del asesino, no así sobre su identidad. Pese a ello, también se guarda un giro inesperdado, incluso con final abierto que supongo tendrá continuación en la siguiente trama.

La única crítica que le podría hacer es la mención del humor en la sinopsis. Yo no se lo he encontrado por ningún lado, en Curvas Peligrosas sí se apreciaba cierta ironía en los diálogos, aquí brilla por su ausencia.

Teniendo en cuenta que la única pega que le pongo es a la sinopsis, y lo más probable es que no sea achacable a la autora, queda claro que es un libro que recomiendo leer encarecidamente, eso sí, mejor si se hace por orden de publicación. He visto comentarios de que se puede leer independientemente (y se puede), no obstante, teniendo en cuenta la evolución personal de las protagonistas es recomendable leerlo así y no a la inversa, puesto que estoy convencida de que cualquiera que se aventure con esta novela querrá seguir descubriendo las historias de Vázquez y Santana.

miércoles, 20 de enero de 2016

CURVAS PELIGROSAS, DE SUSANA HERNÁNDEZ

Título: Curvas peligrosas
Autora:  Susana Hernández
Editorial: Odisea Bolsillo
Nº de páginas: 277
Publicación: 2011
Serie: Rebeca Santana 01

SINOPSIS:

La aparición de un cadáver en un contenedor cercano al Parque de Atracciones del Tibidabo es el primer caso de la recién licenciada subinspectora Rebeca Santana. Pero resolver este horrible crimen no es el único reto que debe afrontar la subinspectora; tendrá que lidiar, además, con el complicado carácter de su compañera, la inspectora Miriam Vázquez; deshacerse del espantoso y traumático pasado que la persigue; tomar con firmeza las riendas de su vida sentimental y defenderse ante las burlas de algunos de sus compañeros de la Jefatura de la Policía Nacional. 

A finales del año pasado leí varias reseñas de la serie creada por Susana Hernández que me provocaron la curiosidad suficiente para que, cuando pude hacerme con los dos primeros ejemplares, no dejara pasar la oportunidad. Tenía claro, y después de leerlos lo confirmo, que es una de esas series en las que es imprescindible leer en orden. Hay una gran evolución de las protagonistas, hasta el punto de que los personajes tienen mayor relevancia que la investigación en la que se ven envueltos.

Este primer volumen viene respaldado por una cita de Lorenzo Silva en la que califica a Curvas Peligrosas como "una de las tres mejores novelas negras publicadas en 2010". En mi modesta opinión, ha puesto el listón demasiado alto. No obstante, lo que es innegable es que esta autora ha traído un soplo de aire fresco al género y, lo que es mejor, tiene muchísimo potencial para evolucionar.

Solo he leído los dos primeros libros pero ya me atrevería a decir que Susana Hernández sigue un mismo patrón a la hora de crear sus novelas: todos los títulos empiezan por C; la historia comienza con una de las víctimas justo antes de encontrarse con su asesino (persona a la que identifica pero que no es revelada en ningún momento al lector) y, a continuación, comienza la investigación policial a la vez que vamos conociendo a las inspectoras.

Uno de los aspectos por los que destaca la novela es por sus protagonistas. Ambas son completamente opuestas y, al principio, chocan bastante. Por un lado está la veterana Vázquez, divorciada y con una hija adolescente, a la que llaman la "marquesa" porque le gusta vestir bien, que sufre una crisis al sentir que el paso de los años ya no la hace atractiva para los hombres. Por el otro está la joven Santana, desaliñada en el vestir, con un pasado familiar traumático que tiene que afrontar las "bromas" en el trabajo cuando se descubre que es lesbiana.

La orientación sexual de Santana es una parte importante de la novela, y no porque sea algo novedoso dentro de la literatura, sino por la forma de abordarlo. Ella no lo esconde pero tampoco lo exhibe y, a pesar de las novatadas iniciales, consigue ganarse el respeto de sus compañeros. A mi modo de ver, la manera de exponerlo de la autora es muchísimo más positiva que si lo hubiese hecho desde el victimismo. Describe un rechazo inicial, que por muy tolerantes que nos consideremos sigue existiendo hoy en día, y luego consigue darle normalidad a la situación.

Algo curioso de esta novela es que el asesino apenas tiene importancia, lo de menos es descubrir su identidad, en cambio, el lector disfrutará con todo el proceso de investigación. Lo verdaderamente interesante es ver cómo, siguiendo las pistas que encuentran, van a conseguir llegar hasta él.

En definitiva, no sé si esta sería una de las 3 (o las 10) mejores novelas que se publicaron en 2010, lo que sí puedo decir es que Susana Hernández viene pisando fuerte y merece la pena seguirle la pista.

jueves, 14 de enero de 2016

LIBROS Y ... LIBRERÍAS QUE HAN LLEGADO (9)

A finales del año pasado un grupo de blogueros comandados por Mónica-Serendipia se decidieron a publicar un libro de relatos ambientado en una librería. En su día nos avisaron de que en Navidad se publicaría la edición en papel, así que yo decidí esperar para leerlo y por fin lo tengo conmigo. La edición no es nada del otro mundo pero sigo prefiriéndolo al digital.



Por otro lado, he hecho un pedido a la Librería Alcaná, donde se pueden comprar libros de segunda mano a unos precios muy económicos (desde 0.90€). El inconveniente es que los gastos de envío a Canarias son un poquito elevados, pese a ello, es rentable hacer un pedido siempre y cuando se pidan varias novelas. Además, se pueden encontrar libros antiguos que hoy en día son difíciles de conseguir como el último publicado en España de la serie Stephanie Plum; por cierto, a ver si alguna editorial se decide a seguir publicándolos que ya van por 25 y aquí solo llegaron hasta el 7º.


También aproveché para comprarme un libro de Vázquez-Figueroa, de los pocos que me quedaba por leer y que, curiosamente, siendo de los más antiguos, es el que más caro me ha costado. De Linda Howard solo he leído un libro y, como me convenció su estilo, he decidido repetir.

Mamen Sánchez y Mercedes Guerrero son un acierto seguro, así que nos las quise dejar pasar. Por último, una de las recomendaciones que he visto en la blogosfera, aunque no recuerdo en qué blog, y que debió ser todo un boom en su día puesto que mi edición es la 20ª. En fin, que estas son las próximas lecturas que aparecerán por el blog. ¿Por dónde empiezo?




lunes, 11 de enero de 2016

UNA CHICA CON ESTILO, DE OLIVIA ARDEY

Título: Una chica con estilo
Autora: Olivia Ardey 
Editorial: Ediciones Versátil
Nº de páginas: 352
Publicación: Octubre 2015
Serie: 2º McKerrigan-Montero
          1º McKerrigan-Montero

SINOPSIS:

Nueva York, 1921. «Ray Donnelly supo que aquella sonrisa desobediente le traería problemas. Esa chica de Boston era de las que miran a los ojos y trituran las aceras a golpe de tacón».

Durante la primavera de 1921, Helen McKerrigan-Montero viaja a Nueva York para acompañar a su hermana Laura, a punto de dar a luz. Debido a una absurda confusión, se convierte en el objetivo de una banda de gángsters de los bajos fondos. Para su sorpresa, el responsable de su protección es alguien a quien no ha podido olvidar.

El comisario Ray Donnelly asume el deber de proteger a Helen hasta ver entre rejas a quienes dispararon contra ella. Mientras resuelve el caso, debe alejarla del peligro de Manhattan, por lo que decide esconderla en la granja de sus padres en Germantown, hasta el día en que ambos deban declarar en el juicio. Allí, Helen, conocerá a una personita que le robará el corazón.

Pero Helen no es una mujer dócil ni hogareña; es apasionada, rebelde, decidida, coqueta y posee una lengua demasiado afilada para Ray, que ya ha conocido a muchas mujeres sofisticadas y huye de ellas con desesperación. Sin embargo, cada día que pasa en su exasperante compañía, intuye que le será muy difícil decirle adiós.

Suele ser habitual que muchas escritoras románticas, después de escribir una novela, decidan crear otra para darle protagonismo a un personaje que en la primera fue secundario. Este es el caso de Una chica con estilo, que se centra en la hermana de Laura McKerrigan-Montero, a quien pudimos conocer en Delicias y secretos en Manhattan. Aun así, no es necesario haber leído la anterior, la autora nos cuenta brevemente cómo les ha ido a los personajes que ya conocimos y centra la historia en Helen.

No sé si ha sido por este detalle, ya que en Delicias y secretos en Manhattan son varias las parejas que comparten el protagonismo con la principal, pero lo cierto es que ésta me ha gustado más. Seguramente también ha influido que hay un niño de por medio y contribuye a que sea una novela mucho más tierna y conmovedora.

En Una chica con estilo no nos vamos a encontrar la típica historia de amor sino, más bien, de segundas oportunidades, eso sí, los continuos tira y afloja entre la pareja no pueden faltar.

El caso policial en el que se ve envuelta Helen no es más que la excusa para tener que ocultarse en la granja de los padres del policía que la protege. Allí poco a poco se irá haciendo un hueco en la familia y también se hará alguna que otra enemiga en el pueblo, gracias a la cual podemos disfrutar de una escena de humor memorable.

La protagonista es una mujer con carácter, decidida, y acostumbrada a hacer todo lo que se le pone en mente. Aunque se nota que la autora ha hecho un buen trabajo de documentación y relata varios hechos acontecidos en los años en los que transcurre la historia, los comportamientos de Helen son más propios de la época contemporánea que de 1921. Su reivindicación de la igualdad de la mujer y crítica de las actitudes machistas de Ray le roban protagonismo a la ambientación, por lo que perfectamente podría haber sucedido hoy en día.

Este es uno de esos libros ideal para leer en el sofá con una manta y mucho frío (el que por fin se ha decidido a hacer presencia). El estilo de Olivia Ardey te va envolviendo poco a poco, es muy dulce, sin llegar a ser empalagoso y, algo que yo agradezco muchísimo, no recurre al lenguaje ordinario y vulgar que está inundando últimamente la novela romántica.

En resumen, a pesar de la pega de la ambientación, Una chica con estilo esconde una historia romántica con una gran carga emotiva con la que podrán disfrutar todos los amantes del género. Por mi parte, me queda pendiente descubrir a Olivia Ardey en su faceta contemporánea.

Gracias a Ediciones Versátil por el envío del ejemplar.

lunes, 4 de enero de 2016

RESEÑAS LEJANAS (2)


Antes de que siga avanzando el año quisiera hacer un pequeño combinado de comentarios de libros que leí en 2015 y que, por una cosa o por otra, se quedaron sin reseñar. En su mayoría son libros de humor, con los que me lo he pasado muy bien y espero seguir haciéndolo en el futuro.

La analfabeta que era un genio de los números, de Jonas Jonasson Marzo 2014 (3ª edición). Me lo pasé tan bien con el libro de El abuelo que saltó por la ventana y se largó que, cuando supe que el autor había publicado un nuevo libro, no dudé en comprarlo. A pesar de que me he reído y me ha entretenido, el otro personaje tenía tanto carisma que la joven Nombeko no ha conseguido estar a la misma altura. El patrón que sigue es el mismo que el anterior: una protagonista que, a través del uso de la lógica, se ve envuelta en situaciones absolutamente disparatadas, a la vez que se hace un recorrido por la historia reciente; si bien es verdad que al estar limitado en esta ocasión a Suecia y Sudáfrica nos resulta un poco menos conocida. 




El proyecto esposa, de Graeme Simsion (2013). A menudo tiendo a pensar que los blogs no tenemos tanta influencia como nos atribuyen, pero no es menos cierto que este libro lo compré por las buenas reseñas que leí de él. Tal vez por eso tenía unas expectativas muy altas que al final no se cumplieron, me reí en más de una ocasión (sobre todo, con la noche de los cócteles) y me lo pasé muy bien leyéndolo, aun así, no me gustó tanto como para querer buscar la continuación, si llega la leeré pero no es un libro prioritario. El protagonista tiene el síndrome de Asperger y eso es lo que lo hace especial. Su peculiar modo de ver la vida es lo que le da un toque de originalidad a esta comedia romántica, escrita originalmente como guión, así que no me extrañaría que finalmente terminen llevándola al cine.



Loca por las compras en Manhattan, de Sophie Kinsella (2004).  Este es el segundo libro de la serie Loca por las compras y creo que solo es recomendable para quien disfrutó con el primero puesto que nos vamos a encontrar con más de lo mismo. En cambio, los amantes del chick lit como yo podrán divertirse con las cartas del banco que recibe Becky al pasar el saldo de su tarjeta o con las escenas disparatadas en las que se ve envuelta. El inconveniente que le encuentro es que, tratándose de una comedia romántica, el novio casi siempre está ausente. Veremos cómo se resuelve esta papeleta en la siguiente novela que toca preparar la boda y que, si todo sale bien, podré leer a lo largo de este año.




¿Para qué sirve un cuñao?, de Arturo González-Campos y Sergio Fernández "El monaguillo" (2013). Siempre que leo un libro que me gusta, como fue el caso de ¡Viva la madre que me parió!, procuro darle una nueva oportunidad al autor (en este caso, autores) y comprar un libro suyo, aunque sea en formato de bolsillo. Recuerdo que lo leí en un momento de convalecencia y tal vez por eso no me reí tanto como con el anterior, aunque también influyó que muchas de las cosas que ya había leído en aquel libro aparecen en este porque, a pesar de que el título se centra en el cuñado, se hace un repaso por toda la familia y la madre tiene un papel predominante, con lo que llega a ser repetitivo. Aun así, para quien no haya leído ninguno de los dos se lo recomiendo para pasar un rato entretenido.




La tuneladora, de Fernando Lalana ( 2014, 12ª edición). Cada vez que me proponen un intercambio intento aceptarlo (aunque no siempre se consigue) por eso me aventuré a leer esta novela juvenil, a pesar de que no es un género que suelo leer, pero me intrigaron la sinopsis y el número de ediciones publicadas. El balance ha sido positivo, es una novela corta que se lee muy rápido en la que el autor consigue crear una buena historia detectivesca que comienza con un toque de humor y termina acercándose al terror.





Delicias y secretos en Manhattan, de Olivia Ardey (2014). Llevaba mucho tiempo queriendo estrenarme con esta autora pero he querido hacerlo con este libro que es del que mejores críticas he leído. La verdad es que también me atraía que estuviera ambientada en un hotel y la cocina tuviera un papel predominante, aunque finalmente ha sido una mala interpretación de la sinopsis, puesto que no es tan influyente como yo pensaba. El estilo que usa Olivia Ardey me ha gustado mucho, es de esas lecturas que te van envolviendo poco a poco pero sin llegar a ser empalagosas. En esta ocasión la historia romántica no se limita a la pareja protagonista, sino que hay una secundaria y otras con menor peso. La única pega que le pondría es que la actitud de la protagonista no me parece la propia de una mujer de 1919.


La última noche en Tremore Beach, de Mikel Santiago (2014). Este es uno de esos libros que me apetecía leer por las buenas críticas que ha cosechado. El problema es que pones el listón muy alto y luego no se cumple lo que esperas. Yo le diría a quien no la haya leído que estamos ante una buena novela con la que se puede pasar un rato muy entretenido pero no es un novelón. A este autor lo comparan con Stephen King, del que no he leído nada porque asociaba con novelas de terror. Mikel Santiago consigue transmitir el terror psicológico casi de forma visual, cinematográfica. La portada del libro es una de las mejores que he visto, resume perfectamente lo que acontece en la novela.