Seguidores

lunes, 20 de junio de 2016

JUBILACIÓN NO, GRACIAS; DE NICOLE DE BURON

Título: Jubilación no, gracias - ¿Dónde están mis gafas?
Título original: Où sont mes lunettes?
Autor: Nicole de Buron
Traducción: Manuel Serrat Crespo
Editorial: Ediciones B
Nº de páginas: 256
Publicación: Mayo 1993

SINOPSIS:

Gafas en ristre, ella se mira al espejo y de repente descubre que, contra todo pronóstico, los años han pasado y las arrugas se han acercado, acompañadas por unas cuantas canas, unos kilos de más y el fantasma de una jubilación próxima. ¿Qué hacer? Suicidarse resulta aparatoso; llorar a lágrima viva, además de inútil, suele ser poco favorecedor... No queda más remedio que sonreír. Y ella sonríe, se sonríe de sí misma y de una vida salpicada de pequeñas y grandes catástrofes domésticas, pero aliñada con las mejores ganas de volver a empezar una y otra vez. Con estos ingredientes, Nicole de Buron ha cocinado una novela divertida y cálida, digna de las mesas más exigentes, aquellas donde se sabe apreciar el bouquet de un humor audaz y tierno a la vez.

Cada vez que me proponen un intercambio procuro adaptarme a los libros que tiene la otra persona, independientemente de que no estén en mi lista de deseos o que nunca antes hubiera oído hablar de ellos. El que reseño hoy lo escogí por el título y la portada, pensando que se trataba de un libro de humor; de hecho, pertenece a la colección Dolce Vita que tiene otros títulos como "¡Sí, jefe! El manual de la perfecta secretaria" o "Apaga... y vámonos. La televisión: guía de supervivencia". Sin embargo, no podía estar más equivocada ya que, a pesar de que la ironía está muy presente y contribuye a que sea una lectura divertida, esta novela tiene tintes autobiográficos.

El título original tiene un papel secundario y en la traducción han decidido darle mayor importancia a la jubilación, pese a que este tema no tiene ninguna relevancia a lo largo de toda la lectura. Simplemente, el recibo de una carta del equivalente francés de la Seguridad Social, en la que se le comunica a la protagonista que tiene 59 años y está a punto de jubilarse (sí, parece que en la década de los 90 se jubilaban a los 60 años), es la excusa para que ésta haga un repaso de toda su vida.

En internet hay muy poco información de la autora, así que me he tenido que conformar con la traducción de la Wikipedia. Una de los motivos por los que me atrapó la lectura fue porque Nicole de Buron nació en 1929, unos pocos años antes que mi madre, y me apetecía descubrir su evolución comparándola con lo vivido por ella. Evidentemente, teniendo en cuenta la diferencia de cultura y posición social.  

La protagonista, que no tiene nombre y se dirige a sí misma en segunda persona a lo largo de toda la narración, comienza sus recuerdos cuando se incorpora a la vida laboral en una revista (en el libro no se especifica pero la Wikipedia nos aclara que es Marie Claire). Vive de alquiler y su cocina se limita a una tabla sobre el videt del baño. Su educación religiosa no evita que se entregue al amor sin estar casada, que termine embarazada y, por último, decida abortar. Otra nueva relación la llevará a casarse, vivir con sus suegros, tener una hija y una nanny que cuide de ella, eso sí, la cocina sigue estando en el baño. Esta mujer es una adelantada a su tiempo, la critican por seguir trabajando después de casarse, pide el divorcio, y vuelve a rehacer su vida con "el hombre" a pesar de la peculiar relación que mantiene con él.

En el terreno laboral, además de colaborar con revistas, escribió guiones de series de televisión y, por último, se volcó en la publicación de novelas de corte autobiográfico. El final del libro lo dedica a los recuerdos de su infancia, a la casa de sus abuelos, motivo por el que termina comprándose una casa en el campo a la que dedica mucho tiempo y dinero en sus tierras. No se extiende mucho más pero se ve que se implicó bastante en este proyecto porque le dieron la medalla del Mérito Agrícola.

El patio del castillo parecía una feria y, a la hora de cenar, el abuelo se quejaba de estar arruinado y repetía solemnemente su frase tradicional: "El modo más rápido de arruinarse es el juego; el más agradable, las mujeres; el más seguro, la tierra." Se arruinó, en efecto, y arruinó también el banco familiar que presidía.

A pesar de que este libro no es como me lo imaginé en un primer momento, debo decir que he disfrutado muchísimo leyéndolo. Conocer las peripecias vividas, y las inventadas de forma exagerada, por Nicole de Buron ha sido una lectura gratamente entretenida. Probablemente sea difícil de conseguir hoy en día pero, si alguien se cruza con él, no debería dejarlo pasar.

martes, 7 de junio de 2016

ENCUÉNTRAME, DE GILLY MACMILLAN

Título: Encuéntrame
Subtítulo: Te das la vuelta un momento y tu hijo ha desaparecido
Título original: Burnt Paper Sky
Autor: Gillian Macmillan
Traducción: María del Puerto Barruetabeña Díez
Editorial: Alianza Editorial
Nº de páginas: 472
Publicación: Abril 2016

SINOPSIS:

Ben Finch tiene ocho años. Desapareció una tarde de domingo, mientras paseaba por el bosque, en un momento en el que se despistó su madre, Rachel Jenner. Desesperada por encontrar a su hijo, Rachel ve cómo su infierno personal se convierte súbitamente en la noticia de cabecera de todos los medios, en la peor pesadilla de toda su vida. El mundo entero se le viene abajo.

Al mismo tiempo que se lleva a cabo la búsqueda, Rachel tiene que enfrentarse no sólo a la ansiedad y al dolor de la pérdida de su hijo, sino también a las sospechas que se vierten en las redes sociales a través de páginas web, blogs, tuits... A Rachel no le queda nadie en quien confiar, ni siquiera su propia familia. Pero, ¿puede la sociedad confiar en Raquel? ¿Qué ocurrió realmente aquella fatídica tarde? El tiempo para encontrar a Ben con vida se agota.

"Encuéntrame" es un apasionante thriller psicológico sobre el poder de las redes sociales; sobre las miserias humanas, incluidas las familiares, pero también sobre la fuerza del ser humano para enfrentarse a la adversidad. 

Tenía muchas ganas de leer este libro porque todas las reseñas que había visto lo ponían por las nubes. Sin embargo, tener el listón tan alto no me ha permitido valorar igualmente una novela que, pese a todo, destaca por la originalidad de su planteamiento. En primer lugar porque intercala las dos voces protagonistas, la madre de Ben y el policía encargado del caso, con informes psicológicos, entradas de un blog, y notas de prensa con comentarios incluidos; y, en segundo lugar, porque, más que centrarse en la desaparición del menor, la autora incide tanto en los sentimientos de la madre como en los de la sociedad que la juzga.

A este respecto debo decir que mientras lo leía me vino a la mente el caso de Madeleine McCann. A día de hoy no tengo ni idea de qué fue lo que pudo pasar con esa niña pero mentiría si dijera que nunca dudé de la versión de sus padres, probablemente, influida por todas las noticias que salieron en su momento. Este aspecto es el que resalta Macmillan en su novela, el amarillismo de la prensa y cómo se plasma en una ciudadanía que no duda en culpar a la madre

A la vez, seremos testigos de la terrible experiencia de perder un hijo narrada en primera persona por la propia Rachel. Estos capítulos también nos hacen pensar en los padres de tantos niños que, tristemente, siguen desaparecidos a día de hoy. Refleja el dolor del día a día por la ausencia del ser querido, su propia culpa por haberlo dejado solo, la falta de apoyo de aquellos que se consideraban amigos, el contacto con los encargados de la investigación policial... Sin duda, esta es una de las partes destacables de la novela: la centrada en los sentimientos. Reconozco que es necesaria para reflejar el estado de la madre, pese a que contribuye a ralentizar la primera parte de la historia.

Una vez pasado ese tramo el ritmo se vuelve más ágil, empezamos a ver los resultados de la investigación con posibles sospechosos de la desaparición de Ben y más de una sorpresa para el lector. Alguna de ellas tal vez sobraba puesto que no contribuye al desenlace de la trama sino a un exceso de traumas infantiles por parte de varios protagonistas. No obstante, debo decir que en ningún momento sospeché de la identidad del culpable, si bien es verdad que la autora tampoco ha dejado ninguna pista. Me ha parecido un acierto mantenerlo en vilo hasta el final, eso sí, la forma de descubrirlo me parece más propia de una película de sobremesa que cercana a la realidad.

No cabe duda de que el gran misterio de esta novela se centra en descubrir lo que le ha ocurrido a Ben. Tal y como empieza la novela, un año después de su desaparición, unido al estado de ánimo de Rachel y Jim, los narradores, nos hace pensar que el desenlace no ha sido muy bueno. Habrá que leer la novela para saber lo que pasó. El final, que me ha parecido totalmente creíble, es otro de los puntos fuertes de la novela; no solo se resuelve, sino que se exponen las consecuencias de todo lo sucedido.

Encuéntrame relata la desaparición de un menor desde un punto de vista diferente a lo acostumbrado, a través de los familiares que sufren la pérdida. No diría que es una novela de 5 estrellas pero sí que tiene varios ingredientes que hacen que merezca la pena su lectura.

Gracias a Alianza Editorial por el envío del ejemplar.

viernes, 27 de mayo de 2016

LA BARBARIE, DE ALBERTO VÁZQUEZ-FIGUEROA

Título: La barbarie
Autor: Alberto Vázquez-Figueroa
Editorial: Ediciones B
Nº de páginas: 368
Publicación: Marzo 2016

SINOPSIS:

UNA NOVELA DOLOROSAMENTE REAL SOBRE UN MUNDO AMENAZADO.
UNA AGUDA REFLEXIÓN SOBRE LA AMENAZA ISLAMISTA Y LA CRISIS DE LOS REFUGIADOS.
UN LLAMAMIENTO PARA FRENAR LA BARBARIE.
«Vivimos en unos tiempos en los que la realidad supera a la fantasía. No me siento capaz de determinar si he escrito una novela sobre la degradación política, un relato periodístico de dolorosa actualidad o un alegato contra la avaricia, la injusticia y el fanatismo. Y es que todo cuanto hubiera podido imaginar se ve superado por unos acontecimientos que cada mañana producen asombro y cada noche insomnio.
Cuesta aceptarlo, pero estamos viendo cómo el inmenso árbol en que convivimos los humanos no va a ser destruido por un rayo divino sino por la carcoma de gobernantes parasitarios que le roban la savia, locos extremistas que envenenan sus frutos y ratas especuladoras que roen sus raíces.
No permitiré que entre todos destruyan el árbol en el que deberán vivir mis hijos y mis nietos.»

Alberto Vázquez-Figueroa

Como el mismo Vázquez- Figueroa ha comentado, ya no escribe novelas de aventuras, ahora dedica su tiempo a intentar buscar soluciones a los problemas de la sociedad. Es por eso que La Barbarie no es una novela al uso, sino una exposición de ideas a desarrollar que el autor plasma a través de tres historias independientes, a la vez que aprovecha para criticar la desidia ante el drama de los refugiados, el avance del yihadismo y la corrupción política.

La novela comienza con una curiosa amenaza anónima sobre La Meca, reclamando a los musulmanes sensatos que hagan entrar  en razón a los terroristas yihadistas: luego se irán entrelazando las distintas historias. Por un lado volveremos a tener conocimiento de los protagonistas de Crimen contra la humanidad, los cuales continúan con la denuncia expresada en el libro anterior mediante la realización de una película (no es necesario haberlo leído puesto que se da la información suficiente). Sin embargo, debo decir que me hubiera gustado más que no los involucrara en esta nueva aventura, puesto que la forma de desarrollar el final de la otra quedaba mejor en mi imaginación que tal y como la plantea aquí.

Por otro lado, nos encontramos con un musulmán y un judío, protector de la Ciudad Santa de la Meca uno y antiguo miembro del servicio de inteligencia israelí otro, que deciden unirse pese a sus diferencias con tal de erradicar a los culpables de tanto terror, así como a aquellos que los financian.

- ¿Recuerda cómo se llama?
- Menahen Fromm.
- ¿Y yo?
- Suleimán Ibn Jiluy.
- ¿Y en qué lugar nos encontramos?
- En el golfo de Acaba.
- Si sabe cómo nos llamamos y dónde nos encontramos significa que no tiene Alzheimer, y como me consta que el Shin Bet tan solo da de baja definitivamente a sus miembros cuando padecen senilidad o Alzheimer, deduzco que continúa en contacto con ellos y su gente puede llegar a donde nunca podría llegar la mía.

Y, por último, recoge distintos pasajes de otra novela suya publicada en los 90, África llora, basada en una historia real de unos niños etíopes que deciden huir de la guerra en busca de un lugar mejor dónde vivir. Tal vez las penurias vividas en el continente africano no la llegamos a asociar con los refugiados sirios que hoy en día se asoman a las puertas de Europa pero, de lo que no cabe duda, es que ambos son un drama terrible. 

Como comentaba al principio, a través de los distintos personajes que aparecen en la novela, Vázquez-Figueroa propone posibles soluciones al problema de los refugiados. Respecto a su ubicación no creo que sea posible, más que nada, por la propia negativa de estos; aspiran a llegar a Europa y, cualquier destino diferente a ese, sería difícil de aceptar. 

Lo más triste es que en el dispositivo Jonás, submarino no tripulado destinado a ser enviado para rescatar a todas aquellas personas que naufragan en el mar, solo se han interesado los narcotraficantes. Según Vázquez-Figueroa a nuestros políticos europeos no les interesa que llegue una población musulmana que en unos años será mayoritaria y terminará por echarlos.

También hay espacio para su continua "lucha" para poder conseguir agua dulce. Nuevamente nos hace cuestionarnos sobre cómo el precio de una botella de agua en un aeropuerto puede llegar a duplicar el de un litro de gasolina, pero en esta ocasión su periplo personal tiene un peso relevante. Y es que luchar contra tantos intereses particulares no es fácil y así lo demuestra en el libro, con un aporte adicional de documentos personales.

La Barbarie no es un libro al que enfrentarse como una novela habitual, hay que hacerlo con otro de punto de vista: dispuestos a conocer posibles soluciones, estudiarlas, decidir si son viables y, en el caso de que haya una posibilidad, preguntarse por qué no se llevan a cabo. Si algo caracteriza los últimos libros de Vázquez-Figueroa es que se esfuerza en hacer pensar al lector, no se limita a aportar su invento sino que, a través de los diálogos, mediante preguntas, consigue que lleguemos a la misma conclusión que él.

En resumen, después de todo lo dicho y conociendo mi afición por el autor está más que claro que recomiendo su lectura. Además, solo por la batalla que tiene con Hacienda hay que ayudarle comprando el libro, quien quiera saber lo que le ha ocurrido solo tiene que leerlo.

Gracias a Ediciones B por el envío del ejemplar.

martes, 24 de mayo de 2016

FRASES DE LA BARBARIE QUE HACEN PENSAR

El mismo Alberto Vázquez-Figueroa comenta en el prólogo de La Barbarie que no sabe si ha escrito una novela, un relato periodístico o, añado yo de mi cosecha, simplemente ha aprovechado para manifestar el tremendo enfado que tiene después de recibir una inspección de Hacienda que le ha confiscado sus bienes, patentes y derechos de autor tras denunciar la "extraña" desaparición de nueve años de trabajo y dos mil páginas de planos, fórmulas y presupuestos.

Tal vez solo por conocer toda la historia que hay detrás merece la pena leer el libro ya que al final aparecen documentos que implican a distintas personalidades como Tony Blair o Zapatero, e incluso su sentencia de divorcio, motivo de desacuerdo fiscal. Como suele ser habitual, acostumbra a hacer referencia a sí mismo y no precisamente para bien.

"- ¿Y no habría que contar con el que ideó el sistema? -quiso saber Roman Askildsen.
- Es posible, aunque por lo que a mí respecta no lo haría porque no le tengo la menor simpatía; si se metió en semejante berenjenal sin tener en cuenta que se enfrentaba a enemigos increíblemente poderosos es un estúpido que se merece lo que le ha ocurrido."

Además, han sido tantas las frases que me han impactado, que he querido hacer esta entrada independiente.


"... y lo bueno que tenían las noticias, por absurdas y contaminantes que fueran, era que siempre acababan muriendo a manos de otras noticias."



" Quien muere, solo muere una vez; quien cree que va a morir muere mil veces."


" Nada había que alargara más una noche que el terror."

" La seguridad embota la mente; el miedo la despierta."

" Ustedes los europeos son bien raros; siempre se empeñan en matarnos o en salvarnos. ¿No cree que todo hubiera ido mejor si nos hubieran dejado en paz?."

" Los suburbios de las grandes capitales europeas se habían convertido en semillero de jóvenes que no lograban identificarse con la cultura del lugar que les había acogido, a ellos o a sus padres, y que además se habían desgajado tiempo atrás de la cultura de sus países de origen.
A decir verdad, no es que no se sintieran identificados; es que se sentían incluso rechazados.
Eran "mestizos".
No de raza o color, sino de pensamiento."

Espero que esto haya sido un buen aperitivo, lo próximo, la reseña.

viernes, 13 de mayo de 2016

A DE ADULTERIO, DE SUE GRAFTON

Título: A de adulterio
Título original: "A" is for Alibi
Autor: Sue Grafton
Traducción: Antonio-Prometeo Moya
Editorial: Tusquets Editores
Nº de páginas: 288
Publicación: Abril 2010 (5ª edición)
Serie: 1º Kinsey Milhone
          2º Kinsey Milhone: B de bestias

SINOPSIS:

El astuto abogado Laurence Fife, conocido también por sus escurridizas aventuras femeninas, aparece un día asesinado. En el juicio, todo conduce al jurado a pensar que su joven esposa, Nikki, es la culpable. Tras ocho años de prisión, Nikki sale en libertad bajo palabra y encarga a la detective Kinsey Millhone descubrir quién mató realmente a su marido. A Kinsey Milhone no le asusta meterse en líos, pero éste es especialmente enmarañado porque las huellas de aquel homicidio parecen haberse esfumado con el tiempo y, por si fuera poco, otro asesinato, cometido también hace ocho años, y un cadáver reciente, aún caliente, vienen a enredarlo todo todavía más…
A Sue Crafton se le ocurrió la idea de este libro, cuando al divorciarse y tener que luchar por la custodia de su hijo, sintió el deseo de acabar con su marido. «En vez de pasarme la vida en la cárcel, pensé en algo mucho mejor : matarlo en un libro y además recibir dinero por ello…»

Hace ya muchísimo tiempo que leí el segundo libro de esta serie que se conoce como "el alfabeto del crimen" y también desde que me propuse el reto de leer los libros que la componen. Lo bueno es que no hay tiempo para cumplirlo y hoy por fin traigo la reseña del primero, que me ha costado conseguir, pero ya puedo seguir en orden.

Nuevamente debo haberlo leído en un momento que no era el adecuado puesto que no me lo he pasado tan bien como con el otro, aunque creo que también ha tenido mucho que ver el formato. Mi edición es la del bolsillo y la lectura se hace más pesada cuando las letras están todas juntas que cuando están más espaciadas. No obstante, el contenido también ha tenido algo que ver y debo decir que en este no he apreciado ese toque irónico que recuerdo del segundo.

Lo curioso es cómo surge la idea de escribir la historia: antes de matar a su marido después del divorcio la autora decidió hacerlo en una novela. No sé si el hecho de representar un momento de su vida ha tenido algo que ver, pero a mí me ha resultado una historia más pesada, de hecho, he tardado varios días en leerlo, hasta el punto de que en algunos momentos me sentía perdida y ni siquiera llegué a adivinar la identidad del culpable.

Lo que me ha gustado, al igual que en el anterior, es que está ambientada en los años 80 y es muy curioso ver cómo se investigaba en la época en la que no existía internet: buscando en las páginas amarillas y dejando tarjetas de visita para contactar con la detective a través de un servicio de mensajes telefónicos, puesto que los móviles tampoco habían aparecido. 

En resumen, mi reencuentro con Kinsey Millhone no ha sido tan satisfactorio como yo recordaba pero, pese a ello, no dejaré de seguir con el reto, eso sí, el próximo lo buscaré en la biblioteca.

Esta reseña forma parte del Reto Kinsey Millhone.

lunes, 9 de mayo de 2016

LAS MONTAÑAS AZULES, DE KIMBERLEY FREEMAN

Título: Las Montañas Azules
Título original: Evergreen Falls
Autor:  Kimberley Freeman
Traducción:  Carmen Ternero Lorenzo
Editorial: Bóveda
Nº de páginas: 480
Publicación: Abril 2016

SINOPSIS:

En 1926 Violet Armstrong es contratada como camarera en el hotel-balneario Evergreen, donde celebridades de toda Australia pasan sus vacaciones de invierno, como Flora Honeychurch-Black y su disoluto hermano Sam. Entre Violet y Sam surgirá un romance tan apasionado como prohibido, y que parece tener los días contados porque pronto concluirá la temporada de invierno. Sin embargo, todos ellos quedarán atrapados en medio de una gran tormenta de nieve de consecuencias impredecibles. Tal vez sus secretos queden enterrados, pero cuando la nieve se derrita todos saldrán a la luz.
Ochenta y ocho años más tarde, Lauren Black comienza a trabajar en una cafetería de las Montañas Azules, primera etapa en un intento de devolver al hotel-balneario su antiguo esplendor. Allí conoce a Tomas, el arquitecto danés que supervisa el proyecto. Conforme su relación se hace más íntima, Lauren descubre una serie de cartas de amor apasionado que se remontan a 1926, y que aluden a un asunto tempestuoso y a un secreto trágico. Lauren se empeñará en desentrañar este misterio largo tiempo olvidado, aunque la verdad oculta pueda obligarle a cambiar toda su vida. 
Basada en sucesos reales de la vida de su abuela, Kimberley Freeman ha construido un apasionante historia de intriga, angustia y amor, y que recuerda las mejores historias de Kate Morton y Paulina Simons.

En cuanto vi este libro en las novedades de la Editorial Bóveda supe que quería leerlo, no solo por esa portada tan atractiva, sino porque la sinopsis prometía secretos familiares a descubrir a lo largo de dos líneas temporales; el formato ya de por sí es casi una apuesta segura. 

A esta autora la comparan con Paulina Simons y Kate Morton, yo solo he leído una novela de esta última y puedo decir que, aunque no enganche desde un primer momento como la famosa autora australiana, sí que es una historia que va de menos a "muchísimo" más hasta conseguir emocionar al lector.

Lo primero que me gustaría destacar es el contenido adicional que aporta Bóveda en la mayoría de sus novelas. Si en otras nos hemos encontrado entrevistas con el autor o preguntas para un posible club de lectura, Las Montañas Azules comienza de una forma muy original: una carta de la autora dirigida al futuro lector, con firma incluida, en la que explica cómo surgió la novela. En ella también nos habla de sus protagonistas, "mujeres que, aun siendo extraordinarias, son tan imperfectas como tú y como yo, pero al mismo tiempo poseen la fuerza necesaria para vencer cualquier tipo de adversidad".

- Eso es el amor de verdad -le dijo Clive con un tono de voz más tranquilo-, no promesas vacías, dibujos en la roca y pasión incontenible. -Le señaló la barriga-. Es sacrificio y entrega. Cuéntame de alguna vez que ese hombre no se haya comportado de modo egoísta, dime algo que haya sacrificado por ti.

Gran éxito de la novela recae en su protagonista, Violet, inspirado en la abuela de la autora. Tal vez por eso haya tenido mucho más mimo con el personaje y, desde un primer momento, el lector congenia con ella. No la intenta vender como mujer perfecta, y eso me ha gustado mucho, sin embargo, desde que conoce a Sam se enamora y se deja arrastrar locamente por él, arriesgando un puesto de trabajo que necesita para mantener a su madre, ignorando todo lo que tendrá que sufrir a su lado. A pesar de lo dicho hasta ahora, no estamos ante una novela romántica, si bien es cierto que seremos testigos de una gran historia de amor pero, contrariamente a lo que pueda parecer, no es la de Violet y Sam. Solo en los últimos capítulos conoceremos a los personajes que le dan sentido a esa palabra.

A Violet se le encogió el estómago, y en ese momentos vio claramente que en realidad el amor es un tipo de dolor, pero que al principio pasa desapercibido por la euforia.

Con Lauren, la protagonista de la historia actual, no llegué a conectar en un principio. Es la parte más floja, si bien es verdad que, a medida que intentamos desvelar lo que le ocurrió a su hermano en el pasado tiene más interés. No obstante, es mucho más atrayente todo lo que ocurre en torno a ella que el personaje en sí mismo.

La estructura no es la típica de las novelas con dos líneas temporales, de capítulos alternos, sino que en una serie de capítulos conoceremos la historia del presente y en otros, con mucha mayor presencia, lo ocurrido en 1926. Lo singular de la autora a la hora de presentarlo es que, el final del capítulo que termina con un período siempre deja al lector con la boca abierta, al estilo de las series de televisión que acaban con un "continuará..." y es imposible parar de leer para saber qué es lo que va a pasar.

Evergreen esconde secretos que, a medida que el lector se va adentrando en la historia, se hacen evidentes para él, lo curioso es que algunos nunca llegarán a ser desvelados para los protagonistas de la historia contemporánea (nosotros contamos con la ventaja del narrador omnisciente para saber todo lo que pasó en 1926). Aun así, también nos guarda alguna sorpresa para el final. En la actualidad, al estar narrado en primera persona por Lauren, los personajes se tendrán que limitar a hacer suposiciones de lo que pasó y no tienen forma de comprobar. 

Algo que me chocó al principio fue los meses aplicados a las estaciones del año, hasta el punto de pensar que se trataba de un error de traducción, pero luego me di cuenta de que la equivocada era yo por no haberme percatado de que la historia transcurre en nuestras antípodas, Australia. Como ejemplo, la continua alusión a la fiesta de Navidad en junio, típica celebración del continente australiano que se celebra en esas fechas en las que comienza el frío del invierno.

Rara vez acostumbro a acompañar mis reseñas de imágenes pero, en esta ocasión, al buscar las famosas Montañas Azules me he encontrado con este vídeo de la autora comentando por qué eligió ese lugar para ambientar su historia. Pese a que está en inglés merece la pena verlo para contemplar las espectaculares cataratas.


Después de todo lo dicho solo puedo terminar recomendando su lectura, viajar a Las Montañas Azules de la mano de Violet será toda una delicia, pese a las adversidades a las que tendrá que hacer frente la protagonista. Kimberley Freeman va atrapando al lector poco a poco y, al final, es inevitable soltar alguna lagrimita.

Gracias a Editorial Bóveda por el envío del ejemplar.

viernes, 6 de mayo de 2016

CORAZÓN CONGELADO, DE JANET EVANOVICH

Título: Corazón congelado
Título original: Seven Up
Autor: Janet Evanovich 
Traducción: Manu Berástegui
Editorial: Alfaguara
Nº de páginas: 320
Publicación: 2003
Serie: 8º Stephanie Plum: Qué vida ésta
          7º Stephanie Plum
          6º Stephanie Plum: Cuestión de suerte
          5º Stephanie Plum: Sobre la pista
          4º Stephanie Plum: Entre pillas anda el juego

SINOPSIS:

La cazarrecompensas Stephanie Plum tiene una misión bastante simple: todo lo que tiene que hacer es llevar a los tribunales a un viejecito sordo, casi ciego y con problemas de próstata, acusado de contrabando de cigarrillos. ¿Es culpa suya si se le escurre continuamente de entre las manos? 
Las cosas se complicarán todavía más después de que dos de sus amigos desaparezcan misteriosamente tras ser atacados por una jubilada enloquecida y de que su perfecta hermana Valerie le pida consejos sobre cómo hacerse lesbiana. 
Quizá la vida de Stephanie sería más fácil ¿y menos divertida? si no estuviera tratando de huir de su propia boda, si su abuela no se empeñara en acompañarla en una Harley Davidson y, por supuesto, si el increíblemente sexy Ranger no le ofreciera su ayuda a cambio de una perfecta noche de pasión...

Desde que descubrí a Stephanie Plum no he dejado de buscar los libros que se han publicado en España de esta serie. Lamentablemente, aquí solo han llegado 8 de esta peculiar detective que ya cuenta con más de veinte aventuras. Así que ya solo me faltan los dos primeros, el tercero creo que no se llegó a publicar, por lo que espero poder encontrarlos en alguna tienda de segunda mano como he hecho con este puesto que hoy en día están descatalogados.

Después de tanto tiempo esperando por leerlo, no sé si ha sido porque no lo he hecho en el momento adecuado, pero la verdad es que no me he divertido tanto como con los anteriores. Si por algo se caracteriza Evanovich es por recrear escenas desternillantes y en esta novela no las he encontrado. 

A pesar de ello sí que me he reído con mi personaje favorito, la abuela Mazur, cuyo pasatiempo preferido es ir a los velatorios a cotillear. Como novedad tendremos a la hermana de Stephanie que vuelve a casa después de que su vida de pareja no sea tan perfecta como parecía.

También se repiten las típicas escenas a las que nos tiene acostumbrados, cada vez que la protagonista coge el coche nos estamos preguntando cuándo y cómo lo va a destrozar porque, no sé cómo se las arregla, pero siempre termina sin coche. En su apartamento siempre entra la gente sin que se la invite, aunque en esta ocasión son unos viejecitos que, ante el desastre de vida que lleva Stephanie, no dudan en llevarle el desayuno y hasta una tostadora. 

Y, como no, el eterno dilema amoroso que siente Plum entre su novio de toda la vida, el detective Morelli, y el cazarecompensas que le ayuda en sus investigaciones, Ranger.

Como decía al principio, tal vez este sea el más flojo de todos los libros que he leído de esta serie, aun así, siempre recomendaré leer a Janet Evanovich, sobre todo, si quieren pasar un buen rato divertido.